UNA MIRADA AL MUNDO


Armando Ribas, noviembre de 2013


Las sociedades que esperan su felicidad de la mano de sus gobiernos, esperan una cosa que es contraria a la naturaleza.

Juan Bautista Alberdi


El socialismo en general tiene un record de fracasos tan estrepitosos que solo un intelectual puede ignorarlo o evadirlo.

Thomas Sowell


Comencemos entonces por el caso de Venezuela, donde el presidente Nicolás Maduro entraña una política que amenaza la libertad. Ya debiéramos saber que Simón Bolívar jamás pudo distinguir la diferencia entre la independencia y la libertad, y fue así que Sarmiento consideró que su gobierno había sido la primera tiranía en el continente. Pero en la actualidad el presidente Maduro, heredero del discípulo de Fidel Castro, el general Chávez, ha iniciado un proceso que desafía el principio fundamental de la libertad y que tiene por fin justificar el poder político absoluto.


Ese desafío comienza con la creación del Vice Ministerio de la Felicidad Suprema. O sea que supuestamente el gobierno se encarga de otorgar la felicidad al pueblo. Esa propuesta constituye la violación del principio fundamental de la libertad, como lo reconociera John Locke, y así lo reconociera Jefferson en La Declaración de Independencia de Estados Unidos, y que es el derecho del hombre a la búsqueda de la felicidad. Ese derecho es un principio ético que significa que los intereses privados no son contrarios per se al interés general. Es en función de ese principio, que parte del reconocimiento de la naturaleza humana, que el poder judicial se constituye en la garantía del respeto a los derechos individuales.


Al respecto David Hume escribió: “Es solamente por el egoísmo y limitada generosidad del hombre, en conjunto con la escasa provisión que la naturaleza le ha hecho para sus necesidades que la justicia deriva su origen”. Ese es el principio fundamental para reconocer que el sistema ético en que se basa la libertad, se sustenta en la noción de la naturaleza humana, y no de la pretensión de la creación de un hombre nuevo. Esa fue la noción aviesa de Rousseau de la cual partió para reconocer el poder de la soberanía como un poder absoluto, a la vez encargado de modificar la naturaleza humana.


En los anteriores conceptos podemos ver los principios del totalitarismo que se avecina en Venezuela, y que se originara en Cuba por primera vez en el continente, por más que lo que considero el cinismo político universal, pretenda ignorarlo. Maduro ya no esconde su proyecto y por tanto intenta la militarización de la sociedad. Con ese propósito asegura que: “La milicia bolivariana es una tremenda fuerza moral”. Por supuesto está rodeado de militares y compra más armas. Y sepamos que la militarización no es una fuerza para una guerra externa sino la garantía del poder interno. Así tenemos el nacional socialismo que es determinante del poder absoluto para desconocer la propiedad privada y por supuesto, siguiendo el pensamiento de Rousseau, aplica la censura.


En ese aspecto me voy a permitir recordar que, aunque se haya ignorado, fue el ejército de Batista el que le otorgó el poder a Fidel Castro y sus adláteres como el Che Guevara. Así se destruyó la libertad y la riqueza del país que en 1959 tenía el más elevado nivel de vida en América Latina y hoy compite por la pobreza con Haití. La historia muestra que el poder político absoluto se sustenta en la falacia de que representa el interés general y el bien común, y se traduce en la falta de libertad ciudadana y la riqueza de la nueva clase. Ya Maduro es conciente de esa realidad, a la que colabora con las falacias del más allá y del pajarito, pero que básicamente entraña la clara noción de Machivello: “El príncipe no puede controlar el amor, pero si el miedo”.


Es en esa concepción ética que se basa el socialismo, que no obstante que como señala Sowell ha sido la esencia histórica del fracaso, se ha apropiado de la ética de la igualdad como valor supremo en el camino al poder, ya fuere democráticamente o dictatorialmente. Esa es la realidad que enfrenta hoy el llamado mundo Occidental en el que me atrevo a incluir a América Latina. Pero evidentemente la izquierda se ha apropiado de la ética, y tanto así que ya liberales famosos se autocalifican como liberales de izquierda. Ello pretende significar que están a favor de los pobres, en tanto que se ignora que son ésos que están a favor de los pobres los que se enriquecen a su costa y crean más pobres.


A fin de entender la filosofía política que está en juego, creo procedente recordar la noción maniquea del socialismo, tal como la describe Marx en su “Filosofía Alemana”. Allí comienza por señalar que en la sociedad capitalista existe una división entre el interés común y los intereses particulares. Por ello considera igualmente que la división del trabajo implica una contradicción entre el interés del individuo y su familia y el interés común. Por ello prevé que en la sociedad comunista donde no existe la propiedad privada y el estado ha desaparecido, la sociedad regula la producción general y hace posible que nadie tenga una actividad exclusiva. Así podrá hacer una cosa hoy y otra mañana; cazar en la mañana y pescar en la tarde; arrear ganado en la tarde y criticar al anochecer. Oídas esas palabras se me hace imposible comprender que alguien de mediana inteligencia, de buena fe puede creer tal absurdo del nirvana en la tierra. Y recuerdo las palabras de Popper: “La utopía genera la violencia”. Por ello estoy convencido de la existencia de dos clases de socialistas: los que lo creen a partir de la envidia, y los que lo usan a partir de la hipocresía para llegar al gobierno, y no puedo dejar de reconocer los éxitos de estos últimos sobre los primeros.


En el Manifiesto Comunista, después de reconocer que la burguesía en solo cien años había creado más riquezas que todas las generaciones anteriores juntas, llegó a la conclusión de que por supuesto eso se logró mediante la explotación del hombre por el hombre. Por tanto tenía que llegar la Dictadura del proletariado, para la eliminación de la propiedad privada y el Estado desaparecería (Engels), creándose las condiciones expuestas anteriormente. En 1890 Eduard Bernstein en discusión con Lenín sobre la social democracia, escribió “Las Precondiciones del Socialismo” donde partiendo de la idea de que el socialismo era el heredero legítimo del liberalismo, concluye que no se necesita la revolución sino que se puede alcanzar democráticamente. En este sentido si bien considero que el socialismo es la antítesis filosófico política del liberalismo, asimismo reconozco que tuvo razón pues impera la demagogia tal como la describiera Aristóteles hace 2.500 años. Por supuesto también estaba de acuerdo con la eliminación de la propiedad privada, pero que no se haría mediante expropiaciones violentas, sino mediante lo que llama la organización, y que yo me permito considerar el incremento considerable del gasto público y consiguientemente el aumento de los impuestos a tales niveles que constituyen una violación del derecho de propiedad.


Dicho lo que antecede creo que es obvio que la existencia de un partido socialista, tanto en Estados Unidos como en Argentina es inconstitucional. El proyecto socialista de eliminar la propiedad privada, es una violación de los derechos que garantizan los artículos 14 y 17 de la Constitución Nacional. En Estados Unidos no existen partidos socialistas, pero es evidente que la política de Obama tiende en esa dirección. O sea sigue los pasos del sistema del Estado de Bienestar europeo aumentando el gasto y los impuestos. Es evidente que a partir de cierto nivel los impuestos constituyen una violación del derecho de propiedad. Ya se debiera saber que es la causa de la crisis que padece pertinazmente la Unión Europea, pues tal como escribiera The Economist: “El problema de Europa es el sistema, y el que lo quiere cambiar pierde las elecciones”:


Como bien dijera Stefan Theil la filosofía europea es la del fracaso, y no obstante la evidencia de la crisis en los colegios y universidades de Francia y de Alemania se enseña la aversión al capitalismo. Y dice: “El capitalismo mismo es descrito en varios puntos en el texto como brutal, salvaje, neoliberal y americano”. Me imagino como esa enseñanza se sentirá corroborada en los hechos ante el presente espionaje americano a los líderes europeos. Está visto que la demagogia impera bajo la gesta de la democracia mayoritaria, que es precisamente el desafío al Rule of Law, sistema en el cual las mayorías no tienen el derecho de violar los derechos de las minorías y de los individuos. Y es esa gesta que se ha apropiado de la ética, y por tanto tal como dijera Bernstein el socialismo no requiere la revolución, y a los hechos me remito.


La situación en América Latina difiere de la europea, y podría decir: “Un espectro está rondando América Latina, es el espectro del socialismo del Siglo XXI”. Y ese espectro que amenaza la libertad en el continente está basado en la supuesta lucha por la igualdad, que ahora Maduro pretende lograrla otorgándole directamente la felicidad al pueblo. No obstante los precios del petróleo, en Venezuela parece carecerse de todo, inclusive de papel higiénico y ahora de papel de diarios, y la inflación alcanza al 40% anual. Pero está visto que la felicidad la pretende otorgar militares mediante, así que parece que como en Cuba es peligroso mostrar que alguien no es feliz. Así estamos amenazados por lo que Jefferson denominara “Un despotismo electivo”.